Hiperplasia Próstata

A medida que los hombres envejecen, la próstata crece (o se agranda) lentamente. A medida que la próstata crece, puede hacer presión sobre la uretra y hacer que el flujo de orina pierda velocidad y fuerza. “Benigna” significa que el agrandamiento no es provocado por un cáncer ni por una infección. “Hiperplasia” significa agrandamiento.

Causas de Hiperplasia prostática benigna

Se produce cuando aumenta el número de células de la próstata, haciendo la glándula más grande. Prevalencia
  • La HPB comienza a desarrolarse a partir de los 30 años y los síntomas a partir de los 50.
  • El %0% de los hombres tienen evidencia histológica de crecimiento prostático a los 50 años.
  • Solo el 50% de los pacientes presentaran síntomas.

Síntomas de Hiperplasia prostática benigna

  • La necesidad de levantarse más a menudo por la noche para orinar
  • La necesidad de vaciar la vejiga a menudo durante el día
  • Dificultad para comenzar a orinar y el goteo después de termina
  • Es posible que el tamaño y la fuerza del chorro de orina disminuyan
  • Chorro de orina intermitente
  • Sensación de que la vejiga no está vacía después de haber ido al baño
  • Se le escapa la orina y tiene goteo tras orinar

 

Complicaciones

La falta de atención adecuada de los síntomas pueden llevar a complicaciones graves e irreversibles en algunos casos como son:

  • Insuficiencia renal (uso de diálisis peritoneal)
  • Cálculos vesicales
  • Retención aguda de urgencia
  • Hematuria (orina con sangre)
  • Disfunción permanente de la vejiga

Nota: Estos síntomas pueden ser provocados por otros factores aparte de la BPH. Podrían ser signos de enfermedades más graves

Diagnostico de Hiperplasia prostática benigna

El diagnostico puede ser establecido desde la primer consulta por los urólogos de nuestro centro quienes cuentan con amplia experiencia en el manejo de este padecimiento y que realizaran el ultrasonido o los estudios necesarios en su primer consulta.

  • Interrogatorio de los síntomas y exploración física
  • Examen rectal (solo en casos seleccionados)
  • Ultrasonido vesical y prostático
  • Muestra de sangre

Tratamiento de Hiperplasia prostática benigna

  • Es posible que su médico le sugiera que inicialmente utilice tratamiento médico y esperar para ver si los síntomas mejoran
  • 3 de cada 10 hombres en las ultimas décadas se somente a cirugía por crecimiento prostático
  • El riesgo quirúrgico depende de la edad y de la severidad de los síntomas clínicos

Resección de la próstata mínimamente invasiva

Es la cirugía para extirpar parte de la glándula prostática. Se lleva a cabo para tratar un agrandamiento de la próstata. La cirugía mejorará el flujo de orina a través de la uretra, el conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia afuera del cuerpo. Se puede llevar a cabo de varias maneras diferentes y no se hace ninguna incisión (corte) en la piel.

Descripción

Estos procedimientos por lo regular se hacen en el consultorio de su proveedor de atención médica o en una clínica de cirugías ambulatorias.

La cirugía se puede hacer de muchas maneras diferentes. El tipo de procedimiento dependerá del tamaño de la próstata y lo que la hizo crecer. El médico tendrá en cuenta el tamaño de la próstata, su estado de salud y el tipo de cirugía que usted desea.

Todos estos procedimientos se hacen pasando un instrumento a través de la abertura en el pene (meato). Usted recibirá anestesia general (dormido y sin dolor), anestesia raquídea o epidural (despierto pero sin dolor) o anestesia local y sedación.

Las opciones son:

  • Prostatectomía con láser: Este procedimiento tarda aproximadamente una hora. El láser destruye tejido de la próstata que bloquea la abertura de la uretra. Usted probablemente se irá a casa el mismo día. Puede necesitar una sonda de Foley puesta en la vejiga para ayudar a drenar la orina durante algunos días después de la cirugía.
  • Ablación transuretral con aguja (TUNA, por sus siglas en inglés): El cirujano pasa agujas hasta la próstata. Ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonido) calientan las agujas y el tejido prostático. Usted puede necesitar que le coloquen una sonda de Foley en la vejiga para ayudar a drenar la orina después de la cirugía durante 3 a 5 días.
  • Termoterapia transuretral por microondas (TUMT, por sus siglas en inglés): Con esta terapia, se libera calor usando pulsos de microondas para destruir el tejido prostático. El médico insertará la antena de microondas a través de la uretra.
  • Electrovaporización transuretral (TUVP, por sus siglas en inglés): Una herramienta o instrumento transmiten corriente eléctrica de alto voltaje para destruir el tejido prostático. Usted tendrá una sonda vesical, la cual puede retirar al cabo de unas horas después del procedimiento.
  • Incisión transuretral (ITU): El cirujano hace incisiones quirúrgicas pequeñas donde la próstata se encuentra con la vejiga. Esto hace que la uretra se ensanche. Este procedimiento tarda de 20 a 30 minutos y muchos hombres pueden irse a casa el mismo día. La recuperación completa puede tardar de 2 a 3 semanas.

Vaporización prostática

La vaporización por plasma TURis es una opción quirúrgica completamente nueva. ELG urología de vanguardia, ya la está utilizando para tratar la hiperplasia benigna de próstata. Además, esta tecnología permite realizar biopsia prostática.

Se trata de un innovador desarrollo que implica un procedimiento quirúrgico más seguro y menos invasivo para remover el tejido prostático.

Al contrario de la resección transuretral de próstata convencional, este nuevo procedimiento no corta el tejido sino que lo vaporiza con un pequeño electrodo. Con la ayuda de la última tecnología se crea un campo de plasma que recubre el electrodo semiesférico, cuya concentrada energía se libera sobre el tejido y lo vaporiza. Así, el cirujano retira las células de manera segura y suave deslizando el electrodo sobre el tejido prostático. Prácticamente no es necesario ningún contacto directo entre el electrodo y el tejido. A diferencia de otros tratamientos quirúrgicos que operan con energía, la vaporización por plasma no daña ni irrita el tejido sano con lo que se evitan las complicaciones postoperatorias. Esta moderna vaporización por plasma no sólo vaporiza el tejido, sino que también coagula su superficie y lo deja liso y uniforme. Se evita el sangrado durante y después de la cirugía, lo que estimula una rápida cicatrización de la herida..

Rápida recuperación

El alto grado de seguridad durante el delicado procedimiento de la vaporización por plasma incide sobre el tiempo de recuperación postquirúrgico. El catéter que comúnmente se inserta a través de la uretra luego de una cirugía de próstata, por lo general se retira 24 a 48 horas después de la vaporización por plasma ya que sólo provoca lesiones mínimas. Por el contrario, en otros procedimientos el catéter permanece colocado durante varios días.

Este suave procedimiento acelera el proceso de curación, y el tracto urinario funciona adecuadamente muy pronto después de la cirugía. Por lo general, el paciente podrá abandonar el hospital al día siguiente de la operación y volver a su vida normal.